lunes, 19 de febrero de 2007

Mercedes Sosa Reclama union a los gobernantes de Argentina y Uruguay frente al conflicto Pastero


"Quisiera que los presidentes se arreglen entre ellos y que no vayamos a la guerra" Mercedes Sosa sobre el conflicto Argentina - Uruguay.

La cantante argentina Mercedes Sosa se pronunció a favor de un acercamiento entre los presidentes de Argentina y Uruguay, para llegar a un acuerdo en torno al conflicto por las pasteras y pidió que el tema sea arreglado "entre ellos y que no vayamos a la guerra, porque estamos muy cerca de que esto pase". En una conferencia de prensa ofrecida en la ciudad de Colón -previo a su actuación en la Fiesta Nacional de la Artesanía-, reivindicó la lucha "del pueblo de Gualeguaychú, Colón y Concordia", pero consideró que este conflicto "no va a tener arreglo, porque la papelera (Botnia) ya está hecha, no van a detenerse y yo sé lo que la gente sufre por esto, porque la contaminación va a existir, ya que las poblaciones están muy cercanas", añadió.

Acompañada por el intendente de Colón, Hugo Marsó (PJ disidente), Mercedes Sosa dialogó con los periodistas por espacio de casi 40 minutos, en el salón de video del hotel Quirinale, donde se encuentra alojada. Allí destacó el buen momento que vive el país, aunque criticó "la miseria" que se ve en Buenos Aires. "Ni en las provincias más pobres se ve esa miseria", acotó. Resaltó la política de derechos humanos del gobierno de Néstor Kirchner, pero también recordó que esa tarea se inició en el gobierno de Raúl Alfonsín, con la concreción del informe de la Conadep. Tuvo palabras para el escritor y periodista desaparecido, Haroldo Conti, "porque fue un hecho que me dolió mucho" -dijo- y se manifestó "amiga de la democracia". A su vez, dijo que los gobernantes deben apuntar más a algunas cuestiones sociales que se deben solucionar, al medio ambiente y a la educación. "Quiero mucho al Presidente y a su esposa Cristina, que a veces me visita en mi casa, aunque no hablamos de política", agregó.

Cuando se la consultó específicamente por el conflicto con el Uruguay por la instalación de las pasteras, dedicó varios minutos de su charla a responder. "Es una lucha ya que no va a tener arreglo", dijo en primer orden. Criticó al ex presidente uruguayo Jorge Batlle, porque "fue quien firmó eso y este presidente no puede dar marcha atrás", acotó. "La papelera ya está hecha y va adelante. No van a detenerse por más lucha de la gente de Gualeguaychú, Colón y Concordia y yo sé que sufren por esto. Comprendo toda la lucha de la gente contra las pasteras. La comprendo porque están acá viviendo y la contaminación va a existir, porque los pueblos están muy cercanos", añadió.

"Quisiera que los presidentes se arreglen entre ellos, sin ninguna intervención de nadie; que no haya guerra, porque en cuanto se inicie va a ser muy duro. Todo sea lo que sea guerra cuesta mucho tiempo lograr la paz. Con los uruguayos estamos muy cerca de esto", acotó finalmente.